20-11-2003  

Un paseo por el centro histórico de Salamanca

Español - English

Nuestro paseo comienza en la Plaza Mayor, la más admirada de las pla- zas de España. Fue construida en el siglo XVIII y hoy es el centro vital de Salamanca. En ella uno puede sentir la actividad diaria de la ciudad. Una especial atmósfera, llena de luz y sonidos, hace que el visitante se sienta atraído como un imán con buenas vibraciones. Cuando llueve,el 

centro de la plaza se queda desierto y los arcos se llenan de gente que camina hacia su destino o que pasea alrededor resguardándose de la lluvia. Por la noche, la iluminación de la Plaza es maravillosa, dando una sensación de poder y una impresión de que es mucho más grande y está más llena de vida que durante el día.  


Si nos detenemos por un instante en la Plaza Mayor y cerramos los ojos, el bullicio de la gente empieza a sonar como una cascada de agua. Es muy divertido ver a la gente esperar debajo del reloj del Ayuntamiento, un lugar de reunión muy frecuente, sobre todo por las expresiones de sus caras mientras esperan a sus amigos o familiares. Pero lo mejor de la Plaza Mayor es disfrutarla comiendo un gran helado en alguna de sus múltiples terrazas.
  

Para continuar nuestra visita por el centro de Salamanca salimos de la Plaza Mayor por el arco que da a la Plaza del Corrillo. A la izquierda podemos ver la Iglesia de San Martín, con su espléndida fachada del S. XII. Seguimos adelante por la Calle Rúa Mayor y al fondo podemos ver la robusta torre gótica de la Catedral Nueva. A ambos lados de la calle hay multitud de restaurantes y tiendas de regalos entre los que podemos destacar los objetos de plata como anillos o pendientes.

 Así llegamos a la Calle Rúa Antigua, donde podemos encontrar a un lado una escultura que representa al Maestro Salinas y al otro, la Casa de las Conchas. Esta mansión puede considerarse como el edificio civil más representativo del arte de la época de los Reyes Católicos.

En un  principio perteneció a la familia Maldonado y más tarde fue vendida a un caballero de la Orden de Santiago que decoró sus paredes exteriores con 350 conchas de peregrino, símbolo de la Orden. Hoy este edificio sirve de biblioteca pública. En el interior es muy importante el número catorce, hay un patio cuadrado con catorce columnas, catorce arcos mixtilíneos y catorce diablos que nos miran despreciándonos. En el centro hay un pozo (con muchas monedas que tiran los turistas). Alrededor del patio también hay escudos familiares con la Flor de Lis y otras decoraciones. Una  escalera decorada alegóricamente nos lleva a la primera planta, en la que encontramos una sala de exposiciones con un precioso techo artesonado.  ¡Sólo por ver este edificio vele la pena volver a Salamanca!

 

Salimos por la puerta que da a la Calle Compañía y enfrente encontramos el inmenso edificio de La Clerecía, es un conjunto arquitectónico que engloba la iglesia y la actual Universidad Pontificia, perteneciente a la orden de los jesuitas. Cruzamos la Plaza de San Isidro y continuamos por la Calle de los Libreros, donde encontramos la famosa Fachada de la Universidad, en el Patio de Escuelas. Esta fachada es uno de los símbolos más claros de Salamanca

Hoy hay muchos turistas contemplando esta maravilla arquitectónica del siglo XVI, de estilo plateresco, y buscando la famosa rana que se sitúa en la pilastra derecha. La rana simboliza la lujuria, que asociada a la calavera sobre la que está, representa la fugacidad de los placeres de la carne.  

Después visitamos las dos catedrales, la Catedral Nueva y la Catedral Vieja. A principios del S. XVI pensaron derribar la Vieja para construir en su lugar la Nueva, pero afortunadamente se pensó que no era necesario, lo que le da a Salamanca el privilegio de ser una de las pocas ciudades que cuentan con dos catedrales.  
La fachada principal de la Catedral Nueva contiene cuatro grandes arcos y está adornada por una decoración hispano-flamenca. Como anécdota destacamos que en una reciente restauración han colocado la escultura de un astronauta, lo que resulta extraño para algunos visitantes encontrar esta escultura en las paredes de un edificio del S. XVI. 

El interior es impresionante, tanto por sus dimensiones como por su elegancia y armonía.  La Catedral Vieja es la obra cumbre del románico salmantino y una de las más importantes de toda España. Tres naves cubiertas con bóvedas de crucería forman esta catedral con planta de cruz latina. Hemos de destacar la cúpula conocida también como la Torre del Gallo.

  Delante de la Catedral Nueva hay una amplia plaza que se llama Plaza de Anaya, un espacio que resulta muy grato, con muchos árboles y bancos que invitan al descanso. Pero, sin duda, lo más impresionante de esta plaza, y en general de los edificios de esta ciudad, es el color de la piedra arenisca de Villamayor, siempre cambiante según la luz del día y la estación del año.  

   

 

Después de deshacer el camino y tomar un café en la Plaza Mayor, volvimos a Escuela Internacional para seguir estudiando el idioma español y conocer más cosas de esta ciudad mágica y de la cultura española.

 

 

   

 




  


Escuela Internacional Central Registration Office
C/ Talamanca, 10, 28807 Alcala de Henares (Madrid), Spain
Telephone: +34 91 883 12 64, Fax: +34 91 883 13 01
e-mail: info@escuelai.com